Y a veces me pregunto, si tiene sentido una cabeza llena de pájaros